621 243 451

Historia

Óptica Rodrigo fue fundada por Francesc Rodrigo el 14 de abril de 1947.

Francesc Rodrigo ejercía de óptico en Barcelona y después de casarse, se estableció por su propia cuenta y fundó en Igualada el primer establecimiento dedicado exclusivamente a la óptica. Ejerció hasta 1964, año en que traspasó tras una grave enfermedad. Mostró siempre tener grandes conocimientos en el campo de la óptica y un trato ejemplar con sus clientes.

Durante años, junto con el Dr. Dalmau (oftalmólogo), ofreció sus servicios y conocimientos todos los findes de semana en pueblos como Cervera, Santa Coloma de Queralt, Piera… Pueblos que aún no tenían servicio de oftalmología y óptica. Un orgullo de nuestra óptica es contar todavía ahora con clientes de todos estos pueblos, generación tras generación, abuelos, padre, hijos y nietos. Es una señal más que evidente que el estilo y la trayectoria de Óptica Rodrigo ha sido siempre la misma y tiene que seguir siempre bajo las mismas directrices: servicio y trato con los clientes, honestidad en el negocio y ser líderes con conocimientos y tecnología, además de ofrecer siempre la misma calidad.

En el 1952 cuando se le diagnosticó la grave enfermedad y viendo que no podía asumir toda la carga de trabajo que pedía el negocio, decidió compartir responsabilidades con su esposa Maria Montserrat, quien cada vez asume más tareas y obligaciones dentro del negocio.

Maria Montserrat iba adquiriendo conocimientos en un mundo nuevo para ella, ya que hasta la fecha ella ejercía de modista. Tras la muerte de su marido estudió hasta obtener la titulación de Óptico-Optometrista para poder seguir al frente del negocio. Se matriculó en la Única escuela de óptica que existía, la Daza de Valdés en Madrid, y al cabo de un tiempo después de diferentes viajes a Madrid para examinarse, finalmente obtuvo el título en óptica y Optometría.

No solo se conformó con la titulación oficial necesaria, sino que además obtuvo la titulación de Audioprotesista y distintas titulaciones más (como y distintas titulaciones más (como Máster) en presbicia, miopía, problemas visuales en el trabajo e infinidad de cursos que ampliaban sus conocimientos de una profesión que toda la vida la vivió con pasión.

El sentido del servicio y trato con los clientes siempre fue muy valorado por los igualadinos. El negocio creció y se situó la Óptica Rodrigo como el referente de la óptica en Igualada y la comarca. El año 1989, en motivo de su jubilación, su hijo Pere Rodrigo cogió el relieve.

Pere Rodrigo, que ya trabajaba a la óptica desde el año 1978, se encargó de la dirección del negocio ampliando con establecimientos y servicios: Óptica y Optometría, contactología, audiología e incluso todo tratamientos visuales y audio fonológicos juntamente con su mujer y audioprotesista Maite Aribau (método Tomatis).

Rodrigo adquirió la categoría de grupo por la gran cantidad de servicios que ofrece y el personal calificado que dispone. El año 2014, Pere Rodrigo, se jubila y toma la dirección del Grupo Rodrigo su hijo menor, Roger Rodrigo.

Roger Rodrigo es actualmente quien continúa la saga familiar al frente de Óptica Rodrigo. Es óptico-optometrista, contactólogo máster en baja visión, máster en Optometría Comportamental, técnico superior en Audiología protésica y muchas otras formaciones complementarias.

Su orientación profesional y empresarial es principalmente tener claro que detrás de cada gafa o audífono hay una persona, y que como tal nuestro objetivo es y será facilitar al máximo su vida diaria.

Por este motivo actualmente en óptica rodrigo, no solo ofrecen los mismos servicios año tras año, sino que también apuestan por nuevas tecnologías y para poder ofrecer a nuestros clientes servicios a distancia, y en el caso que requieran un trato cara a cara ofrecemos un servicio integral a domicilio, al igual que servicio de urgencias los 365 días del año.

La historia de óptica Rodrigo continua, pero siempre bajo el mismo lema:

Cuidamos tus sentidos.